09 octubre

NUEVAS TECNOLOGÍAS QUE OPTIMIZAN NUESTROS PROCESOS PRODUCTIVOS

Con una planta industrial de 7000 m2 cubiertos, ubicada en Córdoba, Argentina; Tifec está equipada con máquinas de última generación y producción: desde el diseño de las piezas hasta el empaque final y despacho.

Con el transcurso de los años fuimos añadiendo nuevas tecnologías con el fin de optimizar nuestros procesos productivos. En junio de 2007 incorporamos una Talladora de engranajes cónicos rectos, Gleason Revacycle 724. Esta máquina, de excelente calidad y alta producción, nos permite bajar los costos y ser más competitivos.

Además en noviembre de 2006 sumamos una Creadora de engranajes cilíndricos, Mitsubishi GE20A CNC de última generación, que nos ha abierto las puertas a importantes fábricas terminales nacionales e internacionales.

Asimismo en octubre de 2010 añadimos otra Creadora Mitsubishi GE20A CNC. al equipo de producción facilitando la expansión de la marca.

Otra de las incorporaciones que tuvimos fue un Centro de Mecanizado Vertical, KAO MING KMC-1100V CNC en febrero de 2012, que nos permite integrar muchos procesos que antes tercerizábamos, aumentando así la competitividad y sobre todo la capacidad de reacción y flexibilidad en la producción.

Finalmente en julio de 2012 adicionamos al equipo de producción una Máquina de medir por Coordenadas CARL ZEISS CONTURA G2, que tiene la particularidad y ventaja sobre otras similares de contar con un software para la medición y graficado de engranajes. Esto permite obtener en pocos minutos un control exhaustivo de cualquier dentado, obteniendo un informe igual al de una graficadora Klingelnberg CNC.

La continua mejora de nuestros procesos productivos y la adhesión de nuevas tecnologías, marca la diferencia de la empresa en busca de la excelencia en los productos para obtener la mayor satisfacción de todos nuestros clientes.


  • Click sobre la imagen para ver la GALERIA DE FOTOS
09 octubre

COMPROMISO CON LA CALIDAD EN LA PRODUCCIÓN Y EXPORTACIÓN

En TIFEC, priorizamos la satisfacción de nuestros clientes con el compromiso en la calidad de nuestros productos y al compás del avance de la tecnología.

Desde 1998, año en que se concretó la primera venta a AGCO Brasil, orientamos nuestros esfuerzos a incrementar la presencia en el mercado externo, en particular con productos dirigidos al sector agrícola brasilero, logrando una importante aceptación que se mantiene hasta la actualidad.

En agosto de 2000 la marca obtuvo la primera Certificación de Calidad ISO 9002/94, utilizando tecnología de última generación, recursos humanos en continua capacitación trabajando con elevados estándares de seguridad y máxima atención en la preservación del ambiente en cada uno de los procesos de producción.

Asimismo, en octubre de 2009 incorporamos como clientes a dos grandes terminales como ARVIN MERITOR y AGRITECH, quienes continúan comprando los productos hasta el día de hoy.

Actualizando la Certificación de Calidad a la norma ISO 9001:2008 en julio de 2010, mantenemos el prestigio de nuestros productos, la mejora permanente de los procesos productivos, la validación de los diseños de procesos y el elevado nivel de satisfacción de los clientes.


21 enero

EL PRIMER DIFERENCIAL

El diferencial y el dispositivo de Antikhitera tienen una relación íntima. Aun considerando el contexto técnico de su tiempo (el mecanismo de Antikhitera hallado en el fondo del Mar Egeo a principios del siglo XX, pero construido aparentemente en el Siglo I (AC), esto es hace unos 2000 años atrás), parece ser la punta de un iceberg. Se diría que es el prototipo que nos quedó de una tecnología muy avanzada para su tiempo, que por alguna razón, todavía desconocida, se abortó. Si bien los mecanismos de relojería ya eran conocidos entre los alejandrinos (por Alejandría), el artefacto cuenta con una pieza vital y particular, el diferencial, que recién sería reinventado muchos siglos después.

Cuándo y en qué lugar fue inventado el diferencial es todavía motivo de controversias. Los franceses dicen que fue un relojero francés de apellido Pécqueur, en 1828, el que lo hizo; mientras que los ingleses aseguran que fue uno de los suyos, un tal Willis, en 1841, el que lo creo, y que luego fue perfeccionado por Starley, pero ya en el año 1877.

¿Qué es el diferencial? Un mecanismo que varía la velocidad angular de las ruedas cada vez que tomamos una curva. Se lo encuentra en autos, trenes y hasta en los rotores del helicóptero. Gracias al diferencial, el árbol de transmisión mueve a los paliers (o semiejes), mediante unos engranajes que, curiosamente, todavía se llaman planetario y satélite.

¿Y para qué servía el instrumento de Antikhitera? Cada vez se afirma más la hipótesis de que el artefacto era un planetario. Se supone que permitía calcular la salida del Sol, las fases de la Luna, los movimientos de los cinco planetas entonces conocidos, los equinoccios, varios ciclos astronómicos, los meses y los días. Estudios recientes revelaron además rastros de las inscripciones “Nemea” y “Olimpia”, lo cual indicaría que también servía para fijar la fecha de los Juegos de Nemea y los panhelénicos de Olimpia.

¿Cómo era este aparato? Estaba armado dentro de un armazón del tamaño y forma de una caja de zapatos, que ostentaba un dial en el frente y dos en la parte opuesta, en los cuales presumiblemente habría agujas que marcaban distintos valores numéricos. Adentro había un mecanismo de relojería formado por treinta engranajes de dientes triangulares, que se supone sería accionado por una o dos manivelas.


  • Reconstruccion del mecanismo de Antikhitera.
21 enero

LA MASA CRÍTICA

Una de las preguntas que plantea el instrumento de Antikhitera (Un planetario construido aparentemente en el Siglo I AC; hallado en el interior de una nave greco-romana hundida en el Mar Egeo) es cómo coexistieron una ciencia tan avanzada con una tecnología precaria como la que tenían tanto griegos como romanos. Otro interrogante es por qué la ciencia griega -o su sucesora, la romana- no pudieron dar un salto equivalente al de la revolución industrial durante el siglo XVIII, y se fueron estancando y decayendo de forma lenta, pero sostenida.

La explicación que aparece como más reiterada consiste en que, en una sociedad donde existía la esclavitud, nadie estaba dispuesto a pensar en máquinas que permitieran ahorrar trabajo. La segunda variante de esta conjetura es que aparentemente existía un fuerte prejuicio contra la tecnología entre los filósofos antiguos. Lo analiza el historiador Bertrand Gille: En el trabajo La cultura técnica en Grecia, considera que esas demostraciones constituyen un círculo vicioso: al despreciar el trabajo, se hace necesaria la esclavitud, y el desprecio por los esclavos hace que el trabajo se vuelva despreciable. Esta versión de Gille es más sistémica.

Cierto es que la cultura grecorromana no fue la única que se estancó en un determinado nivel; al parecer, eso también les ocurrió a los Mayas y a los Incas.

Ahora, ¿Por qué los ingleses, en el siglo XVIII, pusieron en marcha la revolución industrial? Porque en un momento confluyeron distintos factores que se realimentaron mutuamente. Por ejemplo, la minería, que llevó a desarrollar la máquina de vapor, la cual empujó el avance de la metalurgia y del transporte, y requirió nuevos avances de la minería; y así de manera sucesiva en diferentes campos. Los griegos no llegaron a reunir esa masa crítica, que –sin duda- podría haber cambiado la historia.

DANA son propiedad de DANA Limited*